sábado, 10 de julio de 2010

Ismael Serrano


Una de las cosas que más llena mi vida es la música. Pocas cosas me emocionan e influyen en mi estado de ánimo tanto como la música. Y dentro de la música me emociona especialmente la música de autor. Y dentro de la música de autor está Ismael Serrano que, además de ser uno de los cantautores más importantes de nuestro país, es el autor de la música que marcó y cambió mi vida... para mejor, claro, hasta tal punto que puedo contar mi vida en etapas según sus discos... ya verás.



Creo que tenía unos 17 años cuando escuché la primera canción de Ismael Serrano en la radio aunque no recuerdo cual era. A partir de ese momento Atrapados en azul sonaba siempre en mi walkman camino de clase. Yo estaba en el instituto y me enamoraba por primera vez... miraba hacia el futuro y me daba vértigo pensar qué iba a ser de mi vida cuando aquella etapa terminara, qué pasaría con mis amigos de clase, con mi primer amor... canciones como Vértigo y Amo tanto la vida ponían notas y palabras a mis sentimientos. Con Papá cuéntame otra vez y México insurgente se empezaba a despertar la repúblicana roja, rebelde e incomprendida que dormía en mí y Un muerto encierras me daba una idea de lo que podía ser el futuro de cualquier relación... y éso me aterraba.



Despúes de COU no tenía ni idea de qué hacer con mi vida. Ismael sabía cómo me sentía y lo cantaba en Últimamente. La Memoria de los peces sonaba una y otra vez en la minicadena de mi habitación mientras yo me preguntaba para qué servía ser mayor de edad si me sentía igual de pequeña y perdida que antes. A veces deseaba no ser tan diferente a las amigas con las que había crecido que ya andaban con planes de boda mientras yo sentía la necesidad de cambiar el mundo y no sabía por dónde empezar. A veces deseaba ser más parecida a ellas, tener sus espectavivas y que me dieran igual la política y las injusticias sociales; pero como cantaba Ismael en Ya quisiera yo, el caso es que me afectaban demasiado y finalmente partí buscando mi sitio en otra parte.



Viviendo lejos de mi familia por primera vez en mi vida y en una nueva ciudad sentí por primera vez el miedo a estar sola... pero entonces Ismael me tranquilizaba cantándome No estarás sola y yo me sentía reconfortada. Mis compañeras de piso acabaron sabiéndose todas las canciones de Los paraísos desiertos y yo soñaba con vivir algún día en Madrid y quedar en el Km 0. Escuchando La cita comprendí que los amigos que entonces me acompañaban no iba a estar siempre ahí y que probablemente no volvería a ver a muchos de ellos y decidí que desde aquel momento viviría la vida intensamente y disfrutaría de las personas que me acompañaran en cada etapa de mi vida.




El tiempo pasó y yo volví a cambiar de ciudad, pero ya no tenía miedo. Mi vida era mía y yo la gobernaba, dando tumbos, pero a mi manera. Un compañero de clase me grabó La traición de Wendy y escuchando Si Peter Pan viniera me di cuenta que ya no era tan niña. En aquella época me deshice de muchas cosas que no me aportaban nada y empecé a acercarme a aquello que realmente tenía importancia para mí. Decidí mi futuro profesional por primera vez en mi vida y seguí soñando con cambiar el mundo aunque ahora ya sabía de qué forma. Cada vez que escuchaba Pájaros en la cabeza me recordaba que tenía que tener los pies en el suelo... siempre me ha costado tan poco despegarme del suelo... Quería volar, quería correr, quería descubrir nuevos mundos, conocer nuevas gentes y vivir nuevas experiencias. Tenía el mundo por delante.



Cuando terminó aquella etapa me tocó hacer recapitulación de todo lo que había hecho y lo que me quedaba por hacer. Me tocaba formar parte definitivamente del mercado laboral y volvió el miedo. Sentía miedo por todo: tenía miedo de no encontrar un trabajo, de haberme equivocado de profesión, de volver a casa, de perder mi independencia, de no volver a enamorarme... y sobre todo tenía miedo de tener miedo a lo que estaba por venir. Como siempre las canciones de Ismael vinieron a mi rescate y me recordaron que no hay que dejarse llevar por El virus del miedo y que, sin saber cómo ni cuándo, Sucede que a veces algo te eriza la piel y te rescata del naufragio... y así fue. De pronto se cruzaron en mi camino unas 1000 personas que tenían mucho y bueno que decir, acordes de guitarra, fotos de lugares lejanos y formas nuevas de comenzar una relación llena de amor, complicidad y nostalgia. Mi primer coche me devolvió la independencia que creía haber perdido y en su radio-CD sonaba Jóvenes y hermosos mientras conducía por la carretera que atravesaba Doñana camino de la playa. Al poco tiempo encontré trabajo de cajera en un supermercado convirtiéndome en la Reina del súper que cantaba Ismael en Naves ardiendo más allá de Orión.



Fue al terminar aquel trabajo que la vida me cambió definitivamente. Ismael sacaba nuevo disco, Sueños de un hombre despierto, y a mí se me empezaban a cumplir sueños que ni siquiera me había atrevido a soñar. Sentía como si yo fuese Cansandra y por fin alguien creía en mí y me daba la razón. De nuevo cambié de ciudad, esta vez para irme al lugar donde siempre había querido estar. Canción de amor y oficina sonaba en mi mp3 mientras recorría las calles de mi nueva ciudad, viajaba a mundos lejanos con Habitantes de Alfa-Centauro encuentran la Sonda Voyager y me dejaba mecer por la Nana para un niño indígena o la Zamba del emigrante mientras esperaba a mi cita en el Km 0. La vida era casi perfecta.



El tiempo ha pasado y, como decía Ismael en Atrapados en azul, las cosas han cambiado, algunas para bien... otras no tanto. Me dejé contagiar por el pesimista sentimiento general de crisis y, bueno, el hecho de perder mi trabajo quizás también ayudó... han pasado algunos meses desde entonces y el número de desempleados, en el que me incluyo, no deja de subir. Incluso en estos momentos en que la vida se me ha torcido ligeramente encuentro refugio en la música de Ismael, pongo su nuevo disco Acuérdate de vivir y, además de recordarme que tengo que vivir, de nuevo pone acordes y palabras a mis sentimientos, por ejemplo, en Podría ser. Recuerdo un momento determinado en el que, derrotada, salía de una entrevista de trabajo en la que una chica más joven que yo me dijo "ya te llamaremos... " convencidas ella y yo de que no nos volveríamos a ver. Salí a la calle y empezó a llover en Madrid, corrí hacia la puerta del parking donde había aparcado el coche que mi mejor amiga me había dejado dejado para que llegara a tiempo a la entrevista. Entré en el coche llorando pensando: "¿Y ahora qué?" mientras giraba la llave y justo en ese momento Ismael me contestó "Y yo te diría, no sé, que las cosas van a marchar bien... " y estuve segura que de iba a ser así. Cuando salí del parking dejó de llover y salió el sol. Las calles de Madrid brillaban limpias y yo volví a casa cantando que, a pesar de todo, iba a procurar sonreír más a menudo porque, al fin y al cabo, afuera siempre me está esperando una nueva mañana radiante y soleada.


La música de Ismael Serrano me ha acompañado en los momentos más importantes de mi vida, forma parte de mí de una forma totalmente irreversible y maravillosa. En un mundo en el que nos hemos acostumbrado a comer con atentados en Pakistan todos los días, que nos parece normal que inmigrantes naufraguen en nuestras costas y que hemos perdido la capacidad de emocionarnos salvo si España gana un partido del mundial... en este mundo caótico yo tengo un refugio, una tabla de salvación, palabras que mueven sentimientos dentro de mí que ni sabía que sentía, acordes que acarician mi alma y hacen que el mundo sea un lugar mejor: yo tengo la música de Ismael Serrano.

Ismael... gracias.

18 Comentarios:

Maria Jesús dijo...

Hermanita, no puedo explicarte lo que leerte me ha hecho sentir, pero si puedo transmitirte que aun tengo la piel de gallina y una lágrimilla asomada a mis ojos.Logicamente mi vida ha sido diferente, mas que nada porque es mia y distinta en tanto y cuanto lo somos, circunstancias, trabajos, tiempo y sueños, pero... me he visto reflejada en cada uno de las etapas que perfectamente has narrado, distintas circunstancias si, pero un mismo sentimiento. Me ha fascinada la forma de contarnoslo y he sonreido finalmente por tu fuerza y tu valentia, soñando mundos mejoroes,recordandome vivir y dandome la certeza de que lo mejor está por llegar y que otro mundo es posible.
No obstante y sin mas dilación permiteme que te deje este enorme abrazo y te de las GRACIAS, por recordarme en 10 minutos que mi vida es mia y que vale la pena!!
POr verme en el instituto, en el trabajo, en la crisis, en la juventud y en la madurez, desde la perspectiva mas bonita y mágica, desde las mismas canciones que a mi en aquellos dias me daban fuerza y valor para tirar pa´lante.
GRACIAS... a Ismael porsupuesto, por poner letra y música a tantos años..

El fontanero del mar dijo...

no puedo más que suscribir todo lo que has dicho...

Rodolfo Serrano dijo...

Dios mío, que maravilla de descripción. Me has emocionado viendote en cada una de tus palabras y canciones. Gracias de corazón por hacerme vivir algo asi

Eve dijo...

Gracias a usted, Sr, Serrano... por todo.

Romano dijo...

plas,plas,plas,,,(aplausos)
Como Serraniano que me siento me emociona lo escrito,,,

saludos desde Buenos Aires,,,,

Roxana dijo...

Me declaro Serraniana por adopción ya que fue mi hija Lucina quien me lo hizo conocer y ahí estamos suspirando con su poesía y su música.Ismael está en nuestras vidas, seguro que podemos armar una historia propia siguiendo tu ejemplo Eve.Gracias muy emotivo.

Fernanda dijo...

Me encantó. Sin dudas Ismael siempre sabe encontrar y plasmar esas emociones que nos hace a cada uno protagonista de sus canciones. Felicidades y gracias por compartirlo!!

celia britez dijo...

Me gusta las letras, y mi esposo q es músico califica a Serrano como un groso total...pero lo q a mi respecta me gusta su voz, su forma de expresar las cosas cotidianas q uno va viviendo, y en las pocas veces q mis hijos me permiten(Matias de dos añitos y Valentin de 8 años) pongo el cd NAVES ARDIENDO MAS ALLA DEL ORION y SUCEDE...SUCEDE Q AVECES LA VIDA MATA Y EL AMOR TE ECHA SILICONA EN LOS CERROJOS DE TU CASA,Y TE ABRE UN EXPEDIENTE DE REGULACI´ON........

Eve dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, de verdad.

Qué bonito que la música, en este caso la de Ismael, sirva también como puente para que unos y otros compartamos palabras y sentimientos de punta a punta del planeta...

Ismael Serrano dijo...

Gracias, Eve. Por acompañarme en estos años. Es un largo camino el que anduvimos pero me gustaría pensar que aún queda todo por hacer. Y será más fácil gracias a gente como tú. Fue bonito encontraros por Córdoba. Queda pendiente acompañar una canción con la lengua de signos (¿esta vez lo dije bien?). Un beso.

Eve dijo...

Sí, esta vez lo has dicho bien, jeje.
El concierto de Córdoba fue precioso y emocionante, felicidades.
Y, por supuesto, gracias a ti, Ismael... siempre.
Nos vemos a tu vuelta.
Besos.

Liedchen dijo...

Leo, y releo... Me emociono... Me acuerdo de mis 18 y de fondo Ismael y como salvación aquel libro de visitas de su pagina, antes de q existiera foro alguno...

Y después todo lo demás, el miedo, y el verso justo en el momento adecuado...

Siempre q pienso en esto, me gustaria decirle eso de "y ahora cambiemos le mundo amigo, q tu ya has cambiado el mio...

Un abrazo

carmen.-

VICTOR ALFARO dijo...

Eve, es reconfortante verse reflejado en tus vivencias, en tu experiencia, en tu vida... somos muchos los que hemos ido por la vida con una banda sonora muy particular, la de Ismael.
Un fuerte abrazo!

Zeta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zoilo dijo...

Eve... acabo de descubrir este, tu blog, y justo con esta dedicatioria a Ismael... son semanas de mucho Ismael en mi vida, como todos los años que han ido pasando, desde mis 18 hasta mis actuales 29, y cada escalón ha venido acompañado de sus canciones... Soy parte de ese detalle que hiciste, y de momento, quiero que me siga acompañando...

María Albanta dijo...

Me ha encantado preciosa. Muaccckkssss.

MIGUEL ANGEL dijo...

Con la primera vez que escuché Papá Cuéntame otra vez.....llegó, llegaron, miles de sensaciones acompañadas por las letras de Ismael, como tu has descrito de una forma que nadie hubiera imaginado, y rememoro los recuerdos de mi hija, nacida entonces,, que ha ido creciendo, como la música de Ismael, cambiando, como yo, como sus letras, como la vida, como todo y hoy, con nostalgia y tu certera descripción, recuerdo y me gratifica el pertenecer a los fieles de la música de autor, de gente como Ismael, Rodolfo, Luis Ramiro, Manuel Cuesta, Marwan, y tantos otros que van componiendo fases y facetas, retales de un puzzle inacabado, que va montando cada dia una nueva pieza...
Gracias por aglutinar tantos sentimientos y plasmarlos por tanta gente que como nosotros, hemos encontrado en la música de Ismael un trozo muy importante de los avatares que nuestra vida va surcando en este mar de sensaciones.

Joaquín López dijo...

Acabo de encontrar tu blog en esta noche de insomnio y ya me encanta.

Y no podía ser otro sino Ismael el que revelara el camino de llegada hasta aquí.


Un abrazo¡